Aclaración medica

Señora Defensora:
El 10 de noviembre, en la página 2-10, en el informe del VII concurso de ortografía , se refirieron al caso del joven sordo Boris Julián Pérez que estudia en el colegio Jorge Eliécer Gaitán. El autor de la nota, en uno de sus apartes anota textualmente: un problema congénito, les explicó el médico a los padres de Boris, pero la teoría se derrumbó años más tarde cuando nació completamente sano el tercer hijo de la pareja.
Este párrafo anterior es un total y absoluto despropósito médico. El periodista no conoce lo que significa la palabra congénito. Significa simplemente que es de nacimiento y una cosa congénita no tiene nada que ver con que nazcan después hermanos sordos u oyentes. Sospecho que lo que el periodista quiso decir fue en lugar de congénito, genético. La palabra genético hace referencia a que la sordera es debida al daño de un gen y que eso sí es hereditario, caso en el que sí hay repercusión en otros hijos. Aún así, no estaba errada la teoría médica.
Mi nota no solo quiere corregir la confusión de términos, sino corregir la idea de que hubo un diagnóstico médico equivocado, pues el artículo dice que la teoría se derrumbó al nacer un tercer hermano oyente. Esto da a entender que los médicos se equivocaron o fueron incorrectos en el diagnóstico y en la opinión científica. Grave equivocación del periodista. Los médicos dijeron lo que era correcto. Su sordera podría ser genética, congénita y hereditaria y, aún así, Boris podría tener uno o más hermanos oyentes. Se puede tratar de una sordera Autosómica Recesiva, en la que el riesgo de tener otro hermano sordo es del 25 por ciento y el riesgo de que sea oyente es del 75 por ciento. Todos estas probabilidades caben en una enfermedad genética como la sordera. Lo genético no significa que todos los hermanos deberían ser sordos.
Marta Lucía Tamayo F., MD MSc.
Programa de Enfermedades Visuales y Auditivas - Instituto de Genética Humana R. Gracias por su aclaración.
Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial - opinión
Fecha de publicación
9 de diciembre de 2002
Autor
NULLVALUE