Que se acaben las barreras

Que los ciegos puedan ver y los sordos oír no es solo una plegaria. Es una idea que se convertirá en realidad cuando en Colombia se implementen del todo las tecnologías de acceso a la información que está desarrollando el Ministerio de Comunicaciones en asocio con el Instituto para Ciegos (Inci) y el Instituto para Sordos (Insor).
En varias bibliotecas públicas del país se han instalado computadores que escanean la información escrita y convierten el texto en voz, de modo que las personas ciegas puedan escuchar lo que está escrito.
Algunos programas de televisión tienen la tecnología close caption o texto escondido, es decir, ofrecen el servicio de traducción al idioma de señas para las personas sordas.
Y hay leyes. La Constitución habla de equidad de oportunidades. La Ley 361 de 1997 establece los mecanismos de integración social de las personas con discapacidad. Contempla la accesibilidad física y social y dedica varios capítulos a la prevención y educación de toda la comunidad.
La Ley 324 reconoce como lengua la de las personas sordas y dice que el Estado garantizará los medios para que ellas tengan acceso a la televisión.
El despacho de la primera dama de la Nación, Nohra Puyana de Pastrana, lidera programas como Colombia Oye y Colombia Camina tendientes a mejorar las condiciones, calidad de vida y supervivencia de las personas con discapacidades auditivas y de locomoción.
A pesar de todo lo anterior, en Colombia las personas con discapacidad se enfrentan a barreras sociales, de comunicación, de transporte y arquitectónicas que les impone la sociedad.
Por eso, el mensaje es derrumbe esas barreras y no rechace a estas personas. No los culpe por no poder hacer las cosas, mire también lo que sí hacen , dice Alfredo Sánchez, presidente y fundador de la Fundación Pro Rehabilitación del Minusválido, quien quedó parapléjico a los 16 años.
Barreras La sociedad debe abrir las puertas para que las personas con discapacidad se integren. Al fin y al cabo, las grandes barreras las superan los grandes hombres. Pero todos podemos ser grandes hombres, continúa Sánchez.
Solo cuando la comunidad en general haya tomado conciencia de la importancia de respetar las diferencias, la calidad de vida de las personas con discapacidad será óptima y las ciudades recuperarán su propósito como espacio humano.
Pero eso no es suficiente. Hace falta crear más conciencia ciudadana sobre este tema. Que las personas con discapacidad y sus familias conozcan sus derechos y sus deberes para que puedan exigir, dice Imelda Bayona coordinadora del área de accesibilidad y acceso del Plan Nacional para las Personas con Discapacidad.
Caso aparte Alejandra León, directora técnica de la Federación Nacional de Sordos de Colombia (Fenascol) aclara que las necesidades de la comunidad sorda no se solucionan como las de los limitados físicos, porque son de carácter comunicativo.
Esta es una limitación que no se ve y por eso para mucha gente el problema pasa inadvertido. Eso ha hecho que el acceso a la educación en general haya sido mucho más difícil que el de las personas con otras limitaciones, dice León.
Se estima que el 80 por ciento de la comunidad sorda es analfabeta funcional. Según León, no es cierto que el sordo pueda hacer una lectura labiofacial. Los programas de prevención, como los mensajes institucionales sobre sida o drogadicción, no les llegan a ellos porque la mayoría no sabe leer.
Según un estudio del Ministerio de Educación, hecho por el Sistema Nacional de Información en 38 ciudades del país, en un muestreo representativo de los estratos 1, 2 y 3, el 25,1 por ciento de la población con limitaciones físicas o mentales es analfabeta.
Para resolver todos estos problemas, eliminar las barreras y ayudar a las personas con discapacidad, desde su propia atención médica, rehabilitación, inserción social y muchos otros campos, se realizan actualmente diferentes programas, y se celebra el Día Nacional de las Personas con Discapacidad.
Foto Hagámosles el país accesible a las personas con limitaciones , debería ser uno de los propósitos de la sociedad colombiana.
Rafael Espinosa / EL TIEMPO
Publicación
eltiempo.com
Sección
Salud
Fecha de publicación
26 de noviembre de 2000
Autor
KESMIRA ZARUR LATORRE. Redactora de EL TIEMPO